Un opinante más

¿Hasta cuando se atropella al que es distinto?

Cuando una persona decide no seguir la corriente, tiene todo el derecho a hacerlo, y ese derecho incluye el respeto total a lo que esa persona haga en su vida, de tal forma que se le garantize una vida digna.

La imagen que usted está viendo a su lado izquierdo pienso que cuadra perfecto, pues esta semana han sido tema dos casos de atropello a gente particularmente distinta; uno ya resuelto por la justicia,  y otro que a juzgar por los hechos recientes, por desgracia tiene toda la pinta de ser con consecuencias fatales.

Yo personalmente no puedo poner en la mesa la condición de lesbiana para juzgar si una mujer está capacitada de criar hijos. Pónganse en el lugar de la mujer lesbiana. Es una decisión complicada, y a raíz de eso personalmente creo que la mujer que lo decide gana la experiencia suficiente como para poder perfectamente decirles a sus hijos que no tienen porqué seguirle la corriente a ella siendo lesbiana, u homosexual en el caso de los hijos varones. ¿O ustedes creen que una mamá lesbiana generará hijas lesbianas? No, no es así. Desde ese punto de vista me parece bien el fallo que condenó al Estado por la jueza Atala. Es puro prejuicio social argumentar como motivo el lesbianismo para negar el derecho a cuidar a los hijos de uno.

Por otro lado. Un joven agredido por presuntos neonazis. Agredido por ser homosexual. Me acabo de enterar hace instantes que este joven está con muerte cerebral. No me cabe en la cabeza que una persona por ser distinta, sea agredida, de tal forma que ser distinto le cueste la vida. Hay varias palabras que comienzan con “in” que perfectamente puede pensar hasta este punto. No se sienta mal, yo estoy pensando en las mismas. Ojalá que los asesinos (a esta altura no los puedo llamar agresores) de Daniel Zamudio paguen cor cárcel. No, no voy a aplicar la ley del Talión. Cárcel y punto.

Yo no seré nunca homosexual, no sería capaz. Pero sí soy capaz de respetar a quienes sí lo son, y de discernir que la discriminación a ellos, así como a las lesbianas, es inaceptable. Ellos escogieron una opción distinta de vida, y se les tiene que respetar esa decisión en todo momento. Discriminar, o directamente agredir por esa decisión, es directamente no respetar esa vida. Este prejuicio contra la gente que es sexualmente distinta debe acabarse de una vez por todas. Estos dos casos deben servir de lección para entender esto de una vez por todas. He dicho.

24/03/2012 - Posted by | Actualidad, Opinión, Sociedad | , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: