Un opinante más

¿Que le pasó al humor en Viña este año?

Algo raro ha pasado este año con el Festival de Viña. Sinceramente, siento que con el cambio de gente que televisa el festival, hay algo que se perdió. Esta bien, actos principales como Calle 13 y Sting han sido grandes y capacitados para pelear codo a codo con lo mejor del festival de Viña de este año. La falta de Horacio Saavedra luego de más de 30 años al frente ha pasado desapercibida. Estoy hablando de los humoristas. Si el año pasado dos grandes humoristas se ganaron el cariño del público con rutinas que personalmente considero que lograron sobresalir; este año, y habiendo cuatro humoristas, ninguno de los cuatro logró tener una rutina de calidad superlativa y que sea capaz de hacerle un peso a los grandes éxitos de los últimos años, tales como Felo en el 2005, Coco Legrand en el 2006, Juan Carlos “Palta” Meléndez el 2007, Stefan Kramer en el 2008, y Dinamita Show en el 2009.

La crítica incluye referencias a lo ocurrido con Coco Legrand y Bombo Fica el año pasado, luego una crítica a los cuatro humoristas uno por uno, y más tarde una crítica general del humor en Viña este año, y todo esto después del salto.

Repasaré un poco lo que pasó el año pasado:

Coco Legrand: No repitiendo punto por punto el éxito de su extraordinaria rutina en el 2006, pero usando el mismo estilo e ironías que aquella gran actuación, ejecutó una rutina que destacó por su aguda crítica, su entretenido relato que da una mirada a nosotros mismos y el mundo actual, una ironía desopilante, y por sobre todo que el público escuchó muy atento a medida que se desarrollaba. Pero además de su humor, entregó dentro de su rutina cosas que nos hacen pensar como sociedad y para que nos demos cuenta de que el humor también sirve para decir verdades, ya que muchas de ellas están ocultas en el humor.

Bombo Fica: Era su debut en Viña. No es fácil debutar y triunfar tal cual lo hiciera Kramer dos años atrás. Pero después de aparecerse en su pequeña joyita motorizada, su Huevo, logró ejercer su propia picardía sobre sus chistes, que si bien varios eran repetidos y contados en otras partes, le puso el sello de gracia y una rapidez al más puro estilo de Álvaro Salas. Para ser su primera vez en Viña fue un debut con el pie derecho. Está bien, no tuvo el mismo éxito de Kramer, pero fue una rutina muy entretenida que le permitió ganarse al monstruo.

Sin embargo, para el festival de este año, se habían prometido cuatro humoristas únicos de acuerdo a la publicidad radial de Viña 2011: Dino Gordillo, Óscar Gangas, Mauricio Flores, y Ricardo Meruane. Sin embargo, de aquellos cuatro humoristas, solo uno a mi impresión logró triunfar pero opino que su rutina no es comparable con la de otros artistas del mismo género, y otro fue devorado por el monstruo. Esta es mi opinión sobre cada uno de los humoristas de esta certamen uno por uno:

Dino Gordillo: Para ser franco su rutina fue de más a menos. Al principio partió bien pero luego se empezó a poner fome. Algunos chistes sin gracia, otros repetidos que no tienen gracia a no ser que se cuenten con estilo (como Bombo Fica). A Gordillo le faltó bastante gracia, la que pienso que se agotó progresivamente a medida que avanzaba el espectáculo, hasta terminar en su llanto con los antorchas, y finalmente se fulminó al retirarse y declarar indignado que lo cortaron embiestiendo duramente contra el Rafa Araneda. Honestamente no me reí en buena parte del espectáculo, y si efectivamente lo cortaron, es que le salvaron la vida, así que Gordillo mejor que no se queje.

Óscar Gangas: Gangas tenía a su haber la sombra de su funesta rutina en Viña 1998, y que en su momento había declarado que no todo tiene que ser chistes con groserías sino también era chistes blancos al estilo “Erase una vez un tomate, salió a la calle, lo atropellaron, y se hizo Ketchup” o “¿Para qué los gallegos ponen Ketchup en la antena del auto? Para escuchar salsa”. Gangas con justa razón traicionó su propia palabra y logró ganarse el cariño de la Quinta Vergara con una rutina bastante picante, con caracterizaciones hilarantes como la del curado. Sufrió también de chistes repetidos ya que por ejemplo el caso del “Se vende madre sin sentimiento” fue contado por el Álvaro Salas en el Viva el Lunes, pero le dio bastante gracia. Una rutina breve pero satisfactoria que le permitió dejar en el olvido su rutina de hace 13 años atrás y que a mi juicio fue lo mejor del humor en Viña 2011.

Mauricio Flores: El caso de Flores fue bastante extraño. No es un humorista que desconozca la Quinta Vergara, ya que no es la primera vez que la pisa ni como parte de Melon y Melame, ni como solista. Prometió traer a sus personajes a su rutina. Sin embargo en ese apartado cayó en la decepción, y al igual que Dino Gordillo su rutina fue de más a menos. Partió con Tony Esbelt para luego traer a los parientes, esos con los que muchos reímos tanto cuando veíamos MCC, y luego contar su “chiste prohibido” que francamente no tenía nada de prohibido ni me hizo reír, por lo que también me hace dudar si era un “chiste”. Al principio si me hizo reír su rutina, pero conforme pasaba el espectáculo me empecé a quedar dormido, no sé si por lo monótono del espectáculo o porque ví su rutina acostado. También fue blanco de las críticas de su rutina por parte de Residente de Calle 13 en medio de su espectáculo un rato después, diciendo que no le gustaba que se hicieran burla de los homosexuales, cosa que Mauricio Flores respondió. En definitiva, su rutina pasó sin pena, pero la suma de las partes hicieron que a pesar de los premios pasara también sin gloria.

Ricardo Meruane: Si Óscar Gangas fue el punto alto de este certamen, Meruane definitivamente pasa a ser la oveja negra del humor este año. Prometió humor de la actualidad y político. Con las pifias altas por causa del fin del espectáculo de Sting, que se traspasaron a la competencia internacional, y sin haber sido anunciado al final de ella (en la transmisión de CHV se escuchó en la pausa previa al show de Meruane se escuchó nítidamente que venían después Los Jaivas), salió Meruane cometiendo un error fatal desde el primer minuto: Hacer referencia a Sting, lo que personalmente creo que ayudó a avivar las pifias. Luego en medio de las pifias el nerviosismo lo hundió y lo único que se escucharon fueron chistes fomes, malos, que nada tienen que ver con la promesa que hizo. Luego apagué la radio y en la transmisión televisiva escuché que estaba haciendo chistes de… ¡¡gallegos!! En el año 2011, un humorista, con 30 años de experiencia, que supuestamente tiene el poder para hacer reír a masas, en el año 2011 se pone a contar chistes de gallegos, o sea, de qué estamos hablando, parece que los 30 años de experiencia se hubieran reducido a cero en tan solo unos instantes. Esos chistes hubieran sido buenos pero en los años 90. Duró cerca de 20 minutos en el escenario antes de retirarse de él, pero honestamente yo lo escuché mucho menos porque no soporté seguir aguantando un chorro de chistes malos y pifias generalizadas.

Finalmente el humor este año se caracterizó por ser demasiado básico, como si hubieran traído este año un grupo de humoristas genéricos que lo único que supieran hacer es contar chistes y punto. Y además chistes repetidos de otras rutinas o que antes han salido en libros, matinales, etc. Se extrañaron este año rutinas de humor como las de Stefan Kramer, Palta Meléndez y Coco Legrand, que no solo son chistes sino también actuaciones soberbias en el escenario, y que también nos hacían darnos cuenta de lo que nosotros mismos somos a través de la ironía, pero que también nos entregaban buenos mensajes a nosotros como público. Pero por sobre todo lo que brilló por su ausencia fue el humor de la actualidad y el humor político. Gangas lo prometió y falló. Ídem con Meruane. Tenemos a un presidente que en menos de un año se ha mandado tantos condoros que nos hace pensar que él mismo personalmente se debería subir a la Quinta Vergara a hacer su rutina, si es que la tiene; y ninguno de los cuatro humoristas fue capaz de hacer humor con él, ni tampoco con la oposición que es una gran bolsa de gatos. Todo esto representa un retroceso bastante grande respecto del humor del año pasado. Dos humoristas le ganaron a los cuatro en conjunto. Para el próximo año los humoristas que vengan tienen una tarea muy pesada y es devolverle el prestigio que el humor tiene en la Quinta Vergara, que este año su punto máximo recayó en una rutina de no más de media hora. Tarea para la casa.

26/02/2011 - Posted by | Humor, Opinión, Televisión, Televisión Chilena | , , , , , , , , , , ,

4 comentarios »

  1. Totalmente de acuerdo. Me interpretaste

    Comentario por Nerdy | 26/02/2011 | Responder

    • Ese roto del BOMBO FICA¡ ojalás se saque ese traje blanco para que le pinten lineas horizontales, para que lo lleven directo a la cana por feo y roto¡

      Comentario por Domingo. | 27/02/2011 | Responder

  2. tienes razon coincido contigo el humor de este año estuvo fomeque yo pienso que debiesen volver algunos humoristas como alvaro salas ,kramer, dinamita show o coco legrand para que vuelva el humor del bueno se sintieron este año

    Comentario por marcela | 21/03/2011 | Responder

  3. […] año pasado el humor en Viña fue malo. Habiendo 4 humoristas ninguno fue capaz de ofrecer un repertorio memorable, como ha sido la […]

    Pingback por El humor en Viña 2012 « Un opinante más | 28/02/2012 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: